Seguridad en robots colaborativos (COBOTS)

La robótica es una de las soluciones más extendidas en la automatización de procesos repetitivos o que requieren una gran precisión en la manipulación, pintado, montaje de componentes, soldadura o paletizado. A ello se suma, en los últimos tiempos, la aparición de los robots colaborativos (COBOTS), una nueva forma de trabajar en la que robots y personas trabajan mano a mano en un mismo espacio, sin que existan barreras físicas entre ellos. Este condicionante ha supuesto un cambio radical en el enfoque de los principios de seguridad, donde todas las medidas se basan en el distanciamiento del trabajador de la zona de peligro.

Los COBOTS se comercializan como cuasi máquinas (máquinas incompletas). Es obligación de la empresa que lo integra con otros equipos, máquinas o herramientas para darle una aplicación en el proceso, realizar una evaluación de riesgos y emitir una declaración CE de conformidad de ese conjunto como una única máquina o línea automática en aplicación, entre otras, de la Directiva de máquinas. En la actualidad, no existe una norma armonizada específica que defina los requisitos de seguridad de los COBOTS (la tecnología ha ido en este caso por delante de la normativa), siendo de aplicación la norma armonizada de la directiva de máquinas UNE-EN ISO 10218-2 para las células robóticas. Por ello, la evaluación riesgos debe apoyarse en la ISO/TS15066, la cual especifica los requisitos de seguridad y parámetros de funcionamiento de los COBOTS. Así, los COBOTS deben ser configurados con parámetros específicos para cada aplicación, teniendo en cuenta aspectos como el peso de la pieza a manipular, superficies de contacto o velocidad de proceso con la finalidad de que el posible contacto entre el COBOT y las personas sea seguro. Incluso puede darse que algunas aplicaciones se escapen del uso colaborativo, por ejemplo, cuando se manipulan objetos cortantes o se requiere altas velocidades de proceso.

De este modo, los COBOTS, como cualquier máquina, debe ser puesto en conformidad a través del marcado CE en aplicación de la Directiva de máquinas, entre otras. En este caso, por tratarse de aplicaciones únicas, no se puede generalizar la viabilidad de su uso sin previamente haberse hecho una evaluación de riesgos por parte de técnicos conocedores de los requisitos normativos de aplicación. Así, es fundamental para la seguridad de las empresas que los integradores, programadores o usuarios de COBOTS sean capaces de configurar aplicaciones seguras para el trabajador.

¿Necesitas Ayuda?

CONTACTAR CON UN EXTERTO
RECIBIR FORMACIÓN

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

2019-09-26T17:14:12+00:00

Leave A Comment